• Tel.: 93 160 00 79

Los 5 puntos que va a mirar un inspector de sanidad

1024 585 Alimentium

Puede haber distintos motivos para que tenga lugar una inspección de sanidad, como por ejemplo campañas concretas (comprobar la formación del personal, comprobar la implantación de autocontroles, comprobar la implementación de una nueva ley…), denuncias al establecimiento, sospechas de intoxicación alimentaria…

Por norma general, los inspectores/as de sanidad deben comprobar, mediante su visita, que el establecimiento cumple con la normativa vigente en materia de higiene y seguridad alimentaria. A continuación se describen los 5 puntos más habituales que un inspector de sanidad comprobará:

    1. Formación del personal

La legislación no estipula con qué frecuencia debe realizarse la formación del manipulador, pero sí que indica que ésta debe ser suficiente y adaptada al puesto de trabajo para evitar riesgos derivados de una manipulación incorrecta. En este sentido, es importante buscar un proveedor de formación que sepa adaptar los temarios al entorno del trabajador con el objetivo de enseñarle las prácticas correctas de manipulación y los fundamentos de higiene alimentaria.

Un inspector/a pedirá los registros de formación del personal (registros de asistencia o diplomas), el detalle del temario y la fecha. Será necesario formar al personal cada año hasta que alcance los niveles de concienciación y buenas prácticas adecuados.

    1. Estado de las instalaciones

Aunque no todos los establecimientos pueden ser nuevos y reformados por una cuestión de recursos, no hay excusa para no mantener las instalaciones con un mínimo de corrección, ya que pueden suponer un riesgo para la salud pública.  Algunos aspectos en los que fijarse:

  • Suelos, paredes y techos de fácil limpieza, en buen estado, sin roturas, agujeros, desconchados o sellados imparciales que pueden albergar suciedad o plagas.
  • Los materiales en contacto con alimentos deben ser de fácil limpieza, por lo que la madera o cualquier otro material poroso no está permitido.
  • Desagües limpios, sin acumulación de suciedad.
  • Buen estado de la maquinaria y utensilios que están en contacto directo con los alimentos.
  • Mosquiteras u otras barreras físicas sin acumulación de polvo, sin roturas.
    1. Estado de limpieza general

La limpieza y desinfección es un requisito fundamental en cualquier establecimiento alimentario, por lo que el inspector/a va a ser en lo primero que se fije, especialmente en:

  • Utensilios de limpieza: cubos, fregonas, cepillos, bayetas y gomas deben estar en buen estado de limpieza.
  • Utensilios de cocina: tablas de corte, cuchillos, cucharones, túrmix, cortadoras de embutidos…
  • Campana extractora y equipos de cocción: que no acumulen grasa y restos de suciedad en los laterales de las máquinas, rejillas, juntas, etc.
  • Neveras: estanterías, ventilador, suelos, paredes, puerta y manetas exteriores.
  • Cubos de basura sin acumulación de suciedad.
  • Rincones, juntas entre paredes y suelos sin acumulación de suciedad.
  • Exterior de los locales limpio y recogido, para evitar plagas, olores y acumulación de suciedad.
    1. Almacenamiento y conservación de los productos

En los establecimientos de restauración, la conservación de los productos es una de las medidas preventivas por excelencia, por lo que es imprescindible tener en cuenta que:

  • Los equipos de conservación en frío o en caliente funcionen correctamente y tengan un termómetro digital en su exterior para comprobar la temperatura diariamente.
  • Los alimentos se encuentren en recipientes higiénicos, tapados e identificados con la fecha de elaboración/congelación/apertura, para tener una correcta rotación de estocs.
  • El orden en neveras y almacén sea correcto, evite la contaminación cruzada y facilite la limpieza.
  • No haya productos en contacto directo con el suelo.
  • Los enfriamientos de producto se lleven a cabo de forma higiénica y en el menor tiempo posible.
  • No se dejen cucharas, cuchillos o cucharones en el interior de recipientes en las neveras.
    1. Cumplimiento de los autocontroles

La implantación de sistemas de autocontrol basados en el APPCC es de obligado cumplimiento des de hace muchos años, por lo que el inspector/a comprobará el grado de implantación de registros clave como, por ejemplo, el control de temperaturas de equipos de frío, control de recepción de materia prima, control de limpieza, etc.

 

Author

Alimentium

Alimentium es la solución ideal y completa sobre composición nutricional, seguridad alimentaria, gestión global y cumplimiento de la legislación vigente.

Todos los relatos por: Alimentium

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.